La pez

Compartir
Vota:
Vista ruta

Atardecer desde la ruta

“Peceros” es el apodo que recibimos los habitantes de Yésero. Aquí todos somos conscientes de dónde nos viene el nombre, de los antiguos hornos al pie de Tendeñera en los que se fabricaba pez al menos hasta finales del XIX. Y la explicación de qué es, cómo se obtiene y para qué se utiliza la puede encontrar el visitante en el “Centro de interpretación de la pez”, así como en el sendero que, paralelo al Barranco del Infierno, nos lleva hasta el lugar en el que estaban situados aquellos hornos (“as caberas”); también, en la reproducción de los éstos situada en la zona del depósito del agua. Estos tres elementos constituyen la “Ruta de la pez” [La pez es, pues, una seña de identidad de nuestro pueblo.

Sin embargo, sabemos que la pez no solo nos ha marcado a nosotros, sino que podemos rastrear su huella a lo largo de la historia y a lo ancho de nuestra geografía.

Esa huella ha permanecido indeleble en la lengua y en la literatura popular: Muchos de los que nos visitan nos recuerdan el uso de la comparación “negro como la pez” para intensificar el color del cabello, los ojos o la piel. O aquella canción-cuento de nunca acabar: “Había una vez un rey / que tenía tres hijas/ las metió en tres botijas/ y las tapó con pez/ ¿Quieres que te lo cuente otra vez” (y que hace pocos años sería popularizada en una canción de Celtas Cortos). Asimismo la frase “dar a alguien la pez” con el significado de “llegar al último extremo de algo” y que, posiblemente, tendrá su origen en lo que se dice al encontrarse con los restos que quedan en la bota de vino cuando éste ya se ha terminado.

Encontramos la pez también en la toponimia. En los Pirineos están el Puerto de la Pez, Pico de la Pez y Valle de la Pez, así como las Gorgas de la Pez. En Gran Canaria un Espacio Natural ha sido bautizado como “Llanos de la Pez” (Tejeda). “Peguera” , un término derivado de la palabra pez, da nombre a muchos lugares. Estaría en el Pico Peguera, en el Parque Nacional d’Aigües Tortes en el Valle de Bohí; el municipio Rassos de Peguera en el Berguedà (Barcelona) o en Peguera, municipio de las Islas Baleares; o también, en la Sierra de Gredos, La Peguera. [Véase en wikipedia la entrada “peguera”].

Este material ha suscitado mucha curiosidad también entre los estudiosos de la etnografía y la cultura popular. Ahí está en primer lugar el documento audiovisual realizado por Eugenio Monesma en su colección “Oficios Perdidos” sobre los “Pezgueros de Longás”.

A éstos les ayudarán a recordar el oficio los Pezgueros de Quintanar de la Sierra, los cuales aparecen en el artículo de Feli Delgado titulado “El arte de la fabricación de la pez”. Asimismo, sobre el proceso de fabricación, se pueden consultar los artículos de José M. Caraballo (2007) que explica cómo se obtiene; al igual que el de Ignacio Sanz, en Revista de Folklore de la Fundación Joaquín Díaz, “Pegueras para la obtención de la pez en la provincia de Segovia” (con muchos dibujos que ayudan a visualizar todo el proceso).

¿Y para qué sirve la pez?

El ser un material que, cuando está caliente, es líquido y viscoso, pero que, cuando se enfría, se convierte en sólido permite variedad de usos. Aquí fundamentalmente se usó para el marcado del ganado o para impermeabilizar recipientes de piel para contener líquidos como el vino (las “botas” y los “botos”, más grandes) o el aceite. (Se utilizó incluso para inmovilizar miembros rotos del ganado, a modo de yeso, y, en algún momento de apuro y necesidad, también ayudó a curar brazos rotos de personas). En los lugares costeros, por otra parte, sirvió para “calafatear” las barcas.

La antigüedad de su utilización queda plasmada en “La pez y la impermeabilización de envases anfóricos romanos”, estudio de Mª Dolores Petit Domínguez y Julio Martínez Maganto en Archivo español de Arqueología (pp.265-274). Los romanos ya la usaban y la llamaban PIX. Véase el blog KuanUm!: NEGRO COMO LA PEZ: LA PIX ROMANA en que se remonta su uso a los iberos:
“Es un hecho conocido que muchos recipientes cerámicos de época ibérica y romana presentan en su interior un recubrimiento de color oscuro, la pez. De ésta manera se conseguía la impermeabilización de un material tan sumamente poroso como es la cerámica”.
La etimología de “pegar” también nos remite al uso de la pez :
Del latín picare ‘colar o untar con pez’, derivado de pix, picis ‘pez’ (en el sentido de cola que se obtiene del aguarrás al quitarle la trementina). Usado por primera vez en español en los poemas de Berceo (1220-1250), dio lugar al americanismo empecinado ‘obstinado’. En cierta época significó también ‘acercarse íntimamente a alguien’ (pegar con alguien) y, a partir de ahí, ya aparece en el Quijote ‘pegar golpes’, el otro significado actual de pegar. Y lo mismo una de las acepciones de pegote: Pasta de pez u otra pasta pegajosa
El significado “acercarse íntimamente a alguien’ (pegar o ligar con alguien)” en Yésero se dice “empegar”, de ahí la frase “T’empego con pez”. Esta ha quedado en la memoria popular gracias al estribillo del dance de palos o “palotiau”:
“ T’empego, t’empego, t’empego con pez,
T’empego, t’empego, t’empego otra vez”




Contenido multimedia

Documentos adjuntos



Ayuntamiento de Yésero - Plaza Ayuntamiento- Tel. 974 485 172


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca


Ayuntamiento de Yésero - Plaza Ayuntamiento- Tel. 974 485 172